Calvin fue abandonado junto a dos perros más. Uno que podría ser su hermano, Klein, por el gran parecido que tienen. Y una perrita muy joven, apenas una cachorra, Rosita, que fue adoptada enseguida. Estaban abandonados en un descampado de un polígono industrial. Recibimos la llamada de una socia de nuestra protectora que llevaba dejándoles comida y agua unos días. También de otros conductores que pasaban por la zona y estaban alarmados por como corrían y cruzaban una carretera cercana que soporta un gran tráfico de camiones, con gran peligro para sus vidas.

Por suerte, cuando llegaron nuestras voluntarias a buscarlos, Rosita se acercó enseguida y eso hizo que Calvin y Klein confiarán también en ellas. Ese mismo día fueron rescatados y durmieron a salvo.

Calvin es un perro de aspecto fuerte, que sorprende puesto que es muy dócil y cariñoso. Le encanta que le tires la pelota, para jugar y te lame como mostrándote agradecimiento. Le gusta darte muchos besos como agradeciendo todo lo que haces por él.

Desde que llegaron a nuestro refugio está con Klein, que creemos su hermano. Juegan mucho los dos. Por eso no hemos tenido oportunidad de juntarlo con otros machos, pero en las salidas al veterinario ha estado esperando junto a algunos sin causar problemas. Con hembras sabemos que no los tiene.

Va muy bien en coche y anda bien con correa.

Creemos que sería perfecto para alguien con carácter y que pudiera proporcionarle los paseos y juegos que necesita puesto que es un perro con una gran fuerza y vitalidad.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota