Campi fue recogida por su familia cuando apenas tenía un mes, procedente de una camada abandonada. Ha vivido con ellos hasta ahora, pero se han visto obligados a entregarla para su adopción, debido a serios problemas de alergia, que se han ido agravando.

Es una perrita muy buena. Muy juguetona y activa. Está acostumbrada a vivir en una casa y por tanto a todas las costumbres derivadas de ello. Ha convivido con niños pequeños y se lleva bien con otros perros, tanto machos como hembras. Viaja bien en coche.

Campi está todavía un poco triste y desorientada puesto que no entiende qué hace en nuestro refugio pero sabemos que en el momento que encuentre una familia y la estabilidad de un hogar volverá a ser la perrita que era. Suerte pequeña!!

 

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota