Fue encontrado abandonado en Zaragoza, en un estado deplorable, muy descuidado y con muchas heridas en la piel, aunque ya está casi recuperado de todo ello. Es un perro con buen carácter, aunque bastante miedoso. Debido a este miedo, a veces parece que quiere morder. Por ello es preferible que el adoptante no tenga niños de muy corta edad. A pesar de sus años, es un perro muy vital. Se lleva bien con otros perros, machos y hembras. Va bien en coche y con correa.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota