Una persona nos avisó desde un pueblo de Zaragoza que una perrita podenca (Lola) se había refugiado en su casa con sus cuatro cachorros.

Al parecer, según nos dijeron después, Lola llevaba abandonada desde diciembre de 2013. La persona que nos avisó le había dado de comer en otras ocasiones puesto que ella no siempre está en el pueblo. En esta ocasión, Lola le fue bajando a su casa, uno a uno, desde donde había parido a los cuatro cachorritos para refugiarlos. Allí permanecieron unos días, pero tenía que irse, no podía hacerse cargo de ellos y le daba pena que se quedaran otra vez en la calle. Por eso nos avisó y fuimos a por ellos.

Ha conseguido que sobrevivieran sus cuatro pequeños (ignoramos si hubo más) y se enfrentó a todo para ponerlos a salvo. Ahora los cinco descansan tranquilos en nuestro refugio.

De esta camada, es Dino.

Dino es el más pequeño de la camada y también el más tímido. Pero es un perrito dulce, muy cariñoso, juguetón y divertido que, como corresponde a todo cachorro, se pasa el día jugando con sus hermanos.

Es como todos ellos, un peluche con vida, al que apetece acariciar y jugar con él. Enamoran al primer minuto cuando vienen correteando a tu encuentro.

Pero hay que asumir que todo cachorro es una gran responsabilidad, va a depender de ti durante muchos años y tiene todo por aprender. Es un ser tierno y adorable, pero un cachorro supone obligaciones, hay que enseñarles donde hacer sus necesidades, a pasear, a quedarse solos, lo que se puede morder y lo que no… Y requieren tiempo de juego y paseo. Quien esté dispuesto a darle todo esto a Dino seguro que le devuelve durante muchísimos años innumerables momentos de felicidad y cariño que no puede siquiera ni imaginar…Esperamos que sea muy pronto Dino!!

Por fin Dino empezó su nueva vida!

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota