Esta encantadora perrita necesitará, sin duda alguna, una familia muy especial, ya que debido a su abandono y maltrato, tiene un miedo atroz a las personas. Ha estado durante meses vagando por los montes de un municipio de Zaragoza, hasta que con mucha paciencia, una compañera la ha podido coger. Aún así de esto ya hace algún mes y todavía desconfía de las personas. Es muy buena y cariñosa y seguro que cuando encuentre a esa persona que la quiera le devolverá con creces el esfuerzo que tenga que hacer para su adaptación.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota