Este perrito apareció abandonado a las afueras de Zaragoza, en una zona muy árida, cerca del vertedero municipal. Unos días antes de cogerlo, se acercó a una zona ajardinada donde había una fuente, en busca de agua. Unas chicas se percataron y le pusieron agua con una bolsa, acercándose el perrito a beber. Intentaron cogerlo, pero además del miedo que tiene el perro, pasaron unos chicos con unas bicicletas y salió despavorido. Lo pusieron en las redes para entre todos intentar buscarlo, ya que al ser una zona tan desértica, podría morir de sed debido a las altas temperaturas. Tuvo la suerte de ir a parar a un chalet, y la propietaria de éste le abrió la puerta y lo dejó dentro hasta que se puso en contacto con nosotros, ya que ella no podía atenderlo.

Es un perro con muy buen carácter, pero bastante asustadizo. Por miedo, huye de la gente y no se deja coger. Por lo demás, es muy bueno. Se lleva bien con otros perros, tanto machos como hembras.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota