Que podemos decir de Katia, que es buena, amable, dulce, cariñosa, es un auténtico amor de perrita. Tiene un pelo negro brillante con esa barbita que le hace una perra más tierna y ancianita, pues en su historia Katia nació en 2003, por lo que lleva demasiado tiempo con nosotros, lejos del calor de una familia que le de los cuidados que se merece y que están perdiendose la dulzura de esta perrita adulta. Sentimos profundamente que los perritos ancianos no tengan las mismas posibilidades de adopción que un perro joven, pues el cariño no entiende de edad y estos animales necesitan sentirse igual de queridos o más por el tiempo que llevan encerrados en un chenil. Ojalá quede una oportunidad para Katia. ¡Te queremos!

Pues quedaba!! Una increíble familia ha decidido cuidar de ella!!

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota