Recibimos el aviso que había una perrita casi permanentemente en una terraza. Cuando fuimos a verla su propietario nos la cedió. Ahora sabemos que a Lana le espera el mejor de los futuros porque vamos a encargarnos nosotras de buscarlo.

Y es que Lana es una dulzura de perra, guapísima, que te mira con sus ojos color miel y sólo quiere ser acariciada. No encuentras palabras para describir el incondicional cariño que te da nada más conocerte, sólo por tratarla así, con cariño. Si te acercas a ella y lo haces ya no se despega de ti, y te da besos una y otra vez intentando agradecerte que al menos ahora se siente querida y cuidada. Aunque llegó a un ambiente totalmente extraño para ella su comportamiento ha sido excelente desde el principio. Disfruta de los juegos con sus compañeros, se lleva bien tanto con machos como con hembras y es muy dócil en el manejo.

Viaja muy bien en coche y no da ningún problema. Estamos seguras que Lana va a ser una perrita cariñosa y felíz cuando le encontremos el hogar perfecto en el que la quieran toda la vida que le queda por delante, que es mucha y que este casi primer año de su vida sea en breve menos que un recuerdo ya que nunca debió ser así.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota