Lara pertenecía a una familia que después de decidir volver a su país, decidieron igualmente no llevarla con ellos. La dejaron en manos de unos compatriotas que al ver que sus dueños no volvían, tampoco quisieron hacerse cargo de ella. Por suerte una chica supo de su historia y la recogió para traerla a nuestro refugio.

Con nosotras Lara se ha revelado como lo que es, una cachorrita simpática, extrovertida y juguetona. Tiene un físico impresionante, una belleza que llama la atención con el tono cálido de su pelo y sus preciosos ojos verdes. Es imposible no enamorarse de ella  nada más verla. Pero cuando la miras despacio y ves la inocencia en esos preciosos ojos te preguntas cómo alguien ha podido dejarla abandonada a su destino.

Tiene muchas ganas de correr y jugar aunque pesar de su corta edad demuestra que va a ser una perrita equilibrada. Se lleva bien con machos y hembras y le encanta que la acaricies y juegues con ella. Ha adoptado a su compañero de chenil, Lupi, como a su “papi” al que sigue a todos los lados y busca cuando lo pierde de vista. Es muy joven aún, por eso necesita una referencia, aprenderlo todo. Pero igualmente necesita la estabilidad y el cariño de una familia. Lara no merece crecer en el refugio sin conocer otro mundo.

Tener a Lara en tu vida va a ser por seguro toda una satisfacción pero hay que tener en cuenta que es una perra joven y conlleva una gran responsabilidad, va a depender de ti durante muchos años y tiene todo por aprender. Es un ser tierno y adorable, pero un cachorro supone obligaciones, hay que enseñarles donde hacer sus necesidades, a pasear, a quedarse solos, lo que se puede morder y lo que no… Y requieren tiempo de juego y paseo. Quien esté dispuesto a darle todo esto a Lara seguro que le devuelve durante muchísimos años innumerables momentos de felicidad y cariño que no puede siquiera ni imaginar…Esperamos que sea muy pronto Lara!!

¡¡Y Lara ya está esperando reunirse con su familia!!

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota