La historia de Lola es una vez más una historia de abandono y supervivencia, que esperamos tenga un final felíz. Una persona nos avisó desde un pueblo de Zaragoza que esta podenquita se había refugiado en su casa con sus cuatro cachorros.

Al parecer, según nos dijeron después, llevaba abandonada desde diciembre de 2013. La persona que nos avisó le había dado de comer en otras ocasiones, ya que no siempre está en el pueblo. En esta ocasión, Lola fue bajando a casa de su protector, uno a uno, desde donde había parido, a los cuatro cachorritos para refugiarlos. Allí permanecieron unos días, pero tenía que irse, no podía hacerse cargo de ellos y le daba pena que se quedaran otra vez en la calle. Por eso nos avisó y fuimos a por ellos.

Ignoramos las penurias, el frío, el miedo y el hambre que Lola ha tenido que pasar durante todo este largo tiempo. Sola en el monte y teniendo que parir en medio de la nada. No podemos ni imaginarlo. Aún así ha demostrado ser una superviviente y tener una valentía fuera de lo común. Ha conseguido que sobrevivieran sus cuatro pequeños (ignoramos si hubo más) y se enfrentó a todo para ponerlos a salvo.

Ahora los cinco (Lola, Ada, Bosco, Toffe y Dino) descansan tranquilos en nuestro refugio

Es una perra muy buena y cariñosa como revela su dulce mirada. En su caso el miedo y un pasado que desconocemos, hace que recele de los extraños y desconocidos. Ignoramos cual ha sido el trato recibido de los humanos hasta ahora, aunque no parece bueno precisamente dado todo lo que ha tenido que pasar. Pero tiene muy buen carácter y poco a poco va cogiendo confianza con las personas que conoce, los voluntarios y trabajadoras del refugio, buscando su cariño.

Pese a todo lo vivido es una perrita muy joven todavía y con muchas ganas de aprender.

Se lleva bien con otros perros y no ha dado ningún problema ni en los desplazamientos ni en nada que haya habido que hacer con ella.

Por eso creemos firmemente que Lola merece una oportunidad de ser feliz, necesita alguien que tenga la paciencia y el cariño suficientes para hacerlo posible. Estamos convencidas de que Lola aprenderá rápidamente y que una dosis de estabilidad, tiempo y amor sacarán la perrita dulce que sabemos hay dentro de ella. Al fin y al cabo no es  tan difícil y ella ha sido muy fuerte y valiente todo este tiempo, se lo merece!!!

 

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota