Ha convivido en familia, incluido un niño, durante toda su vida, ya que la cogieron con dos mesecitos. Actualmente, con mucho pesar, han tenido que dejarla en la protectora debido a problemas de alergia severa a la perra que se iban agravando.

Pero, debido al miedo, cuando la sacaban a la calle, se tiraba a la gente, y aunque no hacía nada, siempre la sacaban con bozal. Parece ser que cuando la llevaban a una guardería, allí se comportaba perfectamente, estaba suelta con otros perros y jugaba con las personas sin problemas. En nuestro refugio, tampoco ha precisado bozal para nada en los días que lleva. Convive con otro perro y la sacamos a pasear con más, sin incidencias.

Se lleva bien con otros perros, machos y hembras. Va bien en coche y con correa.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota