La historia de Luna es la historia del abandono. A su corta edad, menos de un año fue encontrada mientras vagaba sin rumbo por un barrio de Zaragoza. Fue recogida por el Centro Municipal de Protección Animal, de donde pasó a nuestra protectora.

Es una preciosa hembra, cruce de galgo, como nos muestra su estilizada cabeza y su carácter. Es muy alegre, divertida, le encanta salir al recreo a correr y jugar con otros perros. Está muy bien socializada, no tiene problemas con machos ni con hembras, con las que convive en el chenil. Es extrovertida, juguetona y cariñosa. Se acerca a ti en cuanto le llamas buscando cariño. Incluso si no la llamas corre hacia ti buscando compañía, te sube las patas para tener cercanía y te mira con sus ojos color miel tan dulces como ella. Luna enamora en cuanto la conoces porque es noble y alegre.

Pese a las difíciles circunstancias por las que debió pasar está completamente sana. Anda perfectamente con correa como si lo hubiera hecho toda la vida y viaja tranquila en coche, lo cual permite desplazarse con ella a cualquier lugar.

Luna puede parecer una perrita más de la calle, pero como todos y cada uno de ellos necesita crecer en un hogar que le de estabilidad y cariño. Es muy joven y le quedan muchos años de vida para disfrutar. No nos gustaría ver como esos años pasan para Luna esperando a quien quiera darle una oportunidad.

 

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota