Merilyn fue encontrada por casualidad a las faldas del Moncayo, deambulaba sola por la carretera el día de Reyes, expuesta a un atropello inminente  y sin microchip. Después de que una pareja intentara al parecer sin éxito ayudarle y recogerla, otra familia sí lo consiguió. Merilyn consiguió vencer su miedo y dado lo hambrienta que estaba se atrevió acercarse a ellos quienes le dieron de comer y la trajeron hasta nuestro refugio.

Suponemos que había permanecido abandonada sin agua ni comida durante bastante tiempo, dado el estado en el que se encontraba y que reflejan las primeras fotos que le hicimos. Después de los examenes veterinarios comprobamos que si bien acusaba desnutrición y deshidratación severas, no era nada que no pudiera solucionarse.

En las fotos y el video podeis apreciar su evolución. Al cabo de pocos días Merilyn ya juega con sus compañeros y presenta un aspecto  mucho más saludable.

Es una perrita joven y cariñosa, con toda la vida por delante. No tiene problemas ni con machos ni con hembras. Y en la actualidad sólo tiene que superar el miedo y la desconfianza que tiene hacia las personas desconocidas, fruto de su anterior vida que desconocemos pero imaginamos.

Por todo eso y por lo bonita y buena que eres, Merilyn, esperamos que tengas la suerte que no has tenido hasta ahora y encuentres una familia tan bondadosa como la que te encontró y puedas vivir en un hogar donde seas muy querida. De momento, la familia de ADPCA te dará ese cariño que tanto necesitas en estos momentos, hasta que llegue la hora de tu marcha.

Hora que ha llegado y pronto iniciará viaje para encontrar su familia definitiva.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota