Este es el más pequeño de ocho perros que recogimos de una finca en un pueblo de Zaragoza, cuyo dueño había fallecido. Como su propietario había estado varios meses enfermo, los perros habían sido atendidos por un familiar, pero no se han relacionado mucho con personas. Son seis machos y dos hembras, una de ellas, la madre de este cachorro, todos podencos, los que nos encontramos al llegar a la finca. No se dejaban coger y tuvimos que hacerlo con jaula trampa y lazo.

Es un perrito muy miedoso. Tienes que cogerlo en un sitio cerrado, aunque luego es muy sumiso y bueno. Se lleva bien con otros perros, machos y hembras. Va bien en coche.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota