Su dueña lo encontró hace seis años, cuando Raiko era un cachorro de apenas un mes. Por circunstancias personales, se ha visto obligada a entregarlo a la protectora para que le encontremos una familia que lo cuide como lo ha hecho ella hasta ahora.

Raiko es un perro valiente y vital, con muchas ganas de vivir y salir adelante. Se ha adaptado perfectamente a nuestro refugio y corre y juega con sus compañeros y con todos los voluntarios. Es un perro muy bueno. Está completamente sano, tiene mucha vitalidad y por ello, necesitaría largos paseos a diario. Es muy cariñoso y extrovertido. Ha convivido con niños muy pequeños y también con gatos. Está perfectamente acostumbrado a las normas de vivir en una casa. Se lleva bien con todos los perros, tanto machos, como hembras. Viaja muy bien en coche.

 

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota