Roni fue adoptado cuando apenas era un cachorro de pocos meses en nuestra protectora. Ahora, a sus diez años, cuando debería vivir con la que siempre ha sido su familia una vejez placentera, se ha visto abocado a volver al refugio. Su familia se encuentra en una situación personal muy complicada y no les ha quedado más remedio que traerlo a nuestro refugio para que cuidemos de él. Y si es posible, le encontremos un hogar para los años que le quedan por delante. Les ha costado mucho desprenderse de él, imaginamos que ha sido una decisión muy difícil, pero a veces la vida no te deja elección, y ésta ha sido una de esas veces.

No está siendo fácil para Roni su vuelta al refugio, un lugar olvidado para él, pero tiene un carácter alegre, y una gran vitalidad. Por eso aunque es una situación complicada para él sabemos que la superará. Está muy fuerte y perfectamente sano.

Es muy bueno con las personas y está deseando que le hagan mimos, llenándote de besos en cuanto te acercas. Le encanta la compañía humana. Está perfectamente acostumbrado a la vida en familia, ha convivido con niños y con gatos. No da ningún problema en los desplazamientos en coche y como ya hemos dicho es muy cariñoso.

Roni necesita una nueva familia donde continuar su vida como se merece, disfrutando de paseos, siestas, compañía…dando y recibiendo ese cariño que desborda. Esperamos que este tiempo en el refugio sea un pequeño intermedio entre las dos vidas de Roni, y que en las dos, haya una familia que le quiera.

 

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota