Esta perrita, junto con su hija Kenia, llegó al refugio después de ser rescatada de una muerte segura por unas compañeras, que la han tenido en una guardería hasta que ha habido sitio en el refugio. Estaba en muy mal estado, debido a la leishmaniosis que padecía, enfermedad de la que ha sido ya tratada, y en la actualidad se encuentra muy recuperada, y está esperando tener la misma suerte que su hija Kenia, y encontrar una familia que la quiera mucho.ç

Y después de casi cuatro años de esperar… ahora, una vez recuperada, y siendo la dulce perra que es, Viena tiene ante sí una nueva oportunidad. Te deseamos lo mejor pequeña Viena!

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota