A Chufo lo encontraron una tarde en un parque de la ciudad. No llevaba chip y la persona que lo encontró era muy mayor para atenderlo así que lo trajimos al refugio.

Desde el primer momento nos robó el corazón por su descaro y su carácter alegre y juguetón. Le encantan las pelotas y cuando entras a su casa te encuentras con una verdadera colección porque las va recogiendo de todos los lados…

Demanda la compañía humana las veinticuatro horas del día por lo que buscamos una casa en la que este poco tiempo solo. Se lleva bien con hembras pero, como muchos perritos pequeños, a veces tiene genio con algunos machos.

Si buscas un compañero entregado, si quieres ver adoración y afecto en unos pequeños ojos no lo dudes, Chufo es tu perrito.

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota