Comparte!

Lo que Edi ha conocido en su corta vida es horror, terror y miedo en jaulas en pésimas condiciones sanitarias e higiénicas.

Fue rescatado por el Seprona al desmantelar en Calanda, Teruel, un criadero ilegal con 120 perritos en penosas condiciones.

Todos los perritos han sido repartidos entre varias protectoras del país, habiendo recogido ADPCA a Edi y Wifi.

Edi iba lleno de cicatrices de posibles mordiscos, las orejas llenas de heridas, la nariz un caño abierto y dentro de la boca llevaba una buena infección, así que se les dio un buen baño que aguantaron sin poner resistencia para ver la magnitud de sus heridas, y se les busco un lugar acogedor en nuestra zona de cuarentena, con mantitas limpias, agua y comida en abundancia.

Sus heridas del cuerpo van sanando perfectamente, las del alma ira más poco a poco.

También es miedoso como su compañero Wifi y en el chenil aunque es amplio y con espacio al aire libre para que puedan salir cuando deseen, no es suficiente para quitarles el estrés y ansiedad que les entra cuando termina su paseo y tienen que entrar, aunque entran al abrirles la puerta sin ningún problema como buscando una seguridad, pero al momento entran en estado de estrés. Por el contrario en sus ratos de recreo, ya se van acercando a cuidadores y voluntarios reclamándoles chuches.

Edi necesita olvidar cuanto antes, lo que ha vivido. Aunque se está recuperando físicamente, necesita la atención y mimos que aunque se intenta en el refugio, no se puede conseguir con la rapidez que podría ser en un hogar con una familia que le demuestre que el pasado quedo atrás y ahora solo le espera una larga vida de cuidados y felicidad junto a ellos.

Apartado de correos 450 - 50080 Zaragoza

info@adpca.es

ESCRÍBENOS

3 + 10 =

Encuentra tu Mascota

Buscar Mascota