Hoy os presentamos a Tana, una preciosa setter de sedoso pelo blanco y negro y de mimoso y dulce carácter. Tana conoció la soledad en el chenil de un cazador del que consiguió escapar varias veces hasta que fue cedida a nuestra protectora. Aquí ha conocido lo que es el amor, las caricias y los juegos. Disfruta de la compañía de otros perritos y ha sentido el afecto y el abrazo de manos humanas. Y ahora Tana quiere no sentirse sola nunca más, quiere acompañar a alguien en sus paseos, dormir calentita y segura, esperar tranquila hasta que su humano regrese a casa y decirle cuanto lo ha echado de menos… Tana está preparada para dar lo mejor de sí misma, está lista para emprender un nuevo viaje… ¿Quieres tú acompañarle?

Encuentra tu Mascota

Buscar Máscota